Andorra Consultants

Desde que las inversiones exteriores se liberalizaran en 2012, en Andorra han proliferado los asesores que de una u otra forma han estado atentos a la demanda de una multiplicidad de potenciales clientes inversores en el país y los han intentado acompañar con más o menos acierto en este periplo que supone consolidar un proyecto de vida o de negocio en el país.

Lo cierto es que el proceso de asesoramiento a un potencial nuevo inversor exige un alto grado de capacitación en diversas materias todas ellas trascendentes a la hora de hacer viable la inversión proyectada. Un aspecto complementario es la agilización de los trámites. En este sentido, cabe destacar la apuesta decidida del Gobierno de Andorra para digitalizar todos los trámites, que ya está dando los primeros resultados positivos. Sin embargo, si bien a nivel formal se están haciendo avances, especialmente en la tramitación, resulta indiscutible que si queremos que un inversor extranjero se instale con garantías en el Principado, deberá recibir una asistencia profesional de primer nivel. Y cuando decimos con garantías queremos decir que, una cosa es hacer una sociedad y darse de alta como autónomo y ya está, y otra muy diferente es elegir la mejor opción de residencia, dotar de sentido a la nueva compañía respecto a la estructura y actividad y sobre todo, lo más importante, conciliar a la perfección el tráfico del inversor a nivel fiscal desde el país de origen hasta Andorra, para alcanzar un estatus de residente fiscal con garantías de no ser tumbado en la primera comprobación, sin olvidar la necesidad de superar con éxito una de las pruebas más duras: el compliance bancario.

Pues bien, para que todo esto sea una realidad y los inversores que se interesan en el país alcancen el éxito en su propósito, es necesario que les asesore alguien que conoce muy bien la legislación nacional a nivel de inmigración, mercantil y fiscal. Igualmente, es necesario que reciba la tutela adecuada para superar el compliance bancario y sobre todo, que un experto fiscalista trabaje con éxito la difícil tarea de conciliar el estatus fiscal previo al país de origen, con el nuevo posicionamiento fiscal dentro de Andorra y desde ahí hasta donde quiera desarrollar sus actividades proyectadas.

Desde el 2012, año clave para Andorra con la liberalización de las inversiones exteriores, además de interesados ​​en instalarse en el país han aparecido muchísimos «asesores» o «gestores» que se han autoproclamado expertos y no lo eran. Múltiples expedientes de potenciales residentes inversores en el país han fracasado por la falta de pericia y por el intrusismo de aquellos que no tienen la capacitación suficiente para cubrir con solvencia las necesidades de los sofisticados y complejos dosieres de muchos de los nuevos inversores que llegan a Andorra. El Gobierno es consciente de tal situación y por ello se está elaborando un texto legal que regulará la profesión de asesor en inversión exterior y cubrirá varios niveles de capacitación que, por encima de todo, garantizarán una mayor profesionalidad en el asesoramiento y en el acompañamiento de los nuevos interesados ​​en establecerse en el país.

Por lo tanto, hay que concluir que un inversor internacional que llega al país es necesario que se ponga en manos de los profesionales más capacitados y que le garanticen que podrán cubrir todos los aspectos que se convierten en estratégicos para instalarse con éxito y poder defender con garantías la su nueva residencia fiscal en el país, si este es el objetivo, claro. Es necesario que para hacer frente a un expediente de inmigración, que parece fácil pero no lo es, te asesore un experto, pues habrá que mover mucha documentación internacional y hacer muchos trámites que sin experiencia y profesionalidad pueden acabar en fracaso. Habrá un buen abogado que domine la materia mercantil y un buen fiscalista que sea experto en fiscalidad nacional e internacional, y por supuesto un buen asesor financiero y de compliance para superar el más difícil de los trámites: abrir una cuenta bancaria, herramienta clave para invertir y desarrollar una actividad en el país. Por lo tanto, rompo una lanza en favor de los grupos de asesores que durante años se han ido especializando en todo lo que se precisa para hacer frente a un expediente de inversión exterior, dotándose de los medios técnicos y humanos para dar el mejor servicio.

Inversor exterior por favor, aparte de ser muy bienvenido, le aconsejamos contrate un “Andorra Consultant” y verá cómo en poco tiempo ¡estará instalado con éxito en nuestro país!

La Dirección

Augé Legal & Fiscal