Las viviendas sostenibles y sus características

La vivienda sostenible debe ser una realidad si queremos construir un mundo más ecológico, equilibrado, habitable y que respete el medio ambiente. Para ello son imprescindibles cambios profundos en las formas de construir.

Según estadísticas actualizadas de Naciones Unidas los hogares consumen muy cerca de un tercio de la energía mundial y por tanto son los responsables de buena parte de las emisiones de CO₂ a la atmósfera.

¿Qué es una vivienda sostenible?

Una vivienda sostenible es la que minimiza lo máximo posible el impacto de su construcción sobre el medio ambiente y tiene como objetivo reducir el consumo energético aprovechando todo lo posible los recursos de su entorno, procurando fomentar al máximo el reciclaje.

Una de las cosas importantes a destacar es que una vivienda sostenible cuida absolutamente todo el proceso de construcción. Por eso es relevante introducir también el concepto de arquitectura sostenible.

¿Qué es la arquitectura sostenible?

La arquitectura sostenible es aquella que tiene como prioridad la minimización del impacto medioambiental que tendrá la construcción durante todo su ciclo de vida y hasta su derribo.

Es muy importante tener en cuenta tanto los materiales que se utilicen desde el inicio de su vida útil, como los suministros que consumirán sus ocupantes. Por último, también se deben tener en cuenta los residuos que se generarán cuando llegue el día de su derribo.

En resumen, el objetivo es reducir el impacto ambiental y conseguir la máxima eficiencia energética con unos niveles adecuados de confort y salud.

Características de una vivienda sostenible

La ubicación

Tanto la ubicación como la orientación deben obtener el máximo provecho de los recursos de su entorno y así como reducir la demanda energética.

Una vivienda sostenible debe tener servicios básicos cerca. Se trata de conseguir que los usuarios puedan moverse fácilmente a pie o bien con medios sostenibles como la bicicleta. Es importante escoger ubicaciones en las que los peatones tengan prioridad sobre los vehículos con motor de combustión y donde haya buenas comunicaciones de transporte público.

Los materiales

En una vivienda sostenible, los materiales deben ser preferiblemente naturales y con un bajo coste energético. Es también muy importante utilizar la mayor cantidad posible de materiales reciclados o reutilizados.

Todos los materiales usados ​​para construir una vivienda sostenible deben tener su etiqueta medioambiental. Este documento incluye un análisis detallado del ciclo de vida de este material y esto nos permite escoger a los que tienen menor impacto medioambiental.

Fuentes de energía renovables

Una vivienda sostenible utiliza siempre fuentes de energía renovables como la energía solar, la biomasa o la energía geotérmica. En este aspecto, las viviendas sostenibles llegan a conseguir una reducción de entre el 50 y el 70% de consumo energético.

Aislamiento y ventilación

El aislamiento es también un punto relevante. Las casas sostenibles suelen estar construidas con materiales que ofrecen un buen aislamiento. Un buen aislamiento optimiza la energía evitando que existan filtraciones de aire procedentes del exterior.

Aunque parezca contradictorio, debe tenerse en cuenta que las viviendas sostenibles deben tener también un buen sistema de ventilación.

Habitabilidad de la vivienda

Éste es un punto muy importante. Es imprescindible instalar electrodomésticos eficientes, clasificados con la máxima etiqueta energética y un sistema de iluminación de bajo consumo.

La sostenibilidad y el valor de la vivienda

Está comprobado que las viviendas sostenibles tienen un valor de tasación un 5% superior al de una vivienda estándar, lo que supone poder obtener un mejor precio en su venta o arrendamiento.

Joan Carles Augé

Augé Real Estate